top of page

Incertidumbre en la continuidad de la coalición de gobierno en Uruguay

Escrito por Tamara Samudio


La salida de Irene Moreira del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial ha generado un conflicto que pone en duda la continuidad de la coalición de gobierno en Uruguay. Este acontecimiento ha abierto la posibilidad de un alejamiento efectivo de Cabildo Abierto de la coalición multicolor.



En una reciente conferencia de prensa, el líder de Cabildo Abierto, Guido Manini, expresó:

“Todas las coaliciones habidas en este país, especialmente las presididas por Luis Alberto Lacalle Herrera, Julio María Sanguinetti y Jorge Batlle, se caracterizaron por la toma colectiva de las grandes decisiones, así como el respeto a todos los socios y a las posiciones de cada uno.”

Esta afirmación plantea interrogantes sobre la veracidad y la intencionalidad estratégica de las palabras de Manini.


Las coaliciones son alianzas estratégicas entre dos o más partidos políticos que se forman cuando ninguno de los partidos obtiene una mayoría absoluta para gobernar. En la historia reciente de Uruguay, destacan las coaliciones lideradas por los presidentes Luis Lacalle Herrera (1990–1994), Julio María Sanguinetti (1995–1999) y Jorge Batlle (2000–2005).


Estas coaliciones fueron bipartidistas, conformadas por el Partido Nacional y el Partido Colorado. Mientras que las dos primeras se constituyeron después de los resultados electorales, la coalición liderada por Jorge Batlle se formó en la segunda vuelta electoral (balotaje). Estas coaliciones implicaron la participación del segundo partido en el gabinete de gobierno y acuerdos parlamentarios para votar las propuestas legislativas.


En el caso de la coalición liderada por el presidente Lacalle Herrera, denominada “Coincidencia Nacional”, se generaron tensiones y diferencias desde el inicio de la gestión debido a las ambiciosas reformas propuestas por el presidente. Estas tensiones llevaron a la salida del sector Foro Batllista del Partido Colorado en 1991 y a la disolución de la coalición en 1992, construyéndose una segunda alianza con menos éxito.


Durante la segunda presidencia de Julio María Sanguinetti, la coalición de gobierno logró sostenerse a lo largo de todo el período, aunque no estuvo exenta de tensiones y conflictos generados por las reformas propuestas. En este caso, se forjó una alianza con todos los sectores del Partido Nacional, obteniendo cuatro ministerios importantes.


En el año 2002, la alianza conformada por los Partidos Colorado y Nacional, que llevó a Jorge Batlle a la presidencia, se quebró debido a tensiones y desencuentros intra e interpartidarios en un contexto de crisis social y económica. Esto llevó a la salida de todos los ministros del Partido Nacional del gabinete y a que el presidente gobernara con el apoyo minoritario de su partido, a través de negociaciones en el Parlamento para la aprobación de sus proyectos.


Es importante destacar que las coaliciones en Uruguay no han estado exentas de tensiones, conflictos y rupturas de sectores y partidos integrantes de las alianzas construidas. La actual coalición de gobierno liderada por el presidente enfrenta un momento crucial con el conflicto con Cabildo Abierto y la proximidad de la contienda electoral, lo cual puede ser determinante para su futuro.

Comments


bottom of page